Se recomienda una resolución de pantalla de 800 x 600 ip visitante: 54.159.148.171
 
Ud. esta en la sección : Directorio Principal |Biblioteca| Biblioteca
Estudio de Anónimos con la Mano no Diestra
 
 
Documento sin título

Estudio de Anónimos con la Mano no Diestra

Ante las numerosas dificultades que encontramos los Peritos a la hora de realizar diferentes estudios en documentos dudosos y descubrir su falsedad, surgió por mi parte la necesidad de elaborar con mayor profundidad este estudio. Me animó el hecho de encontrar escasa bibliografía y la que leí carecía de explicaciones que otras disciplinas me han aportado, quizás el tiempo en que fueron realizadas sus autores carecían de la suficiente información a la hora de tratar de encontrar una lógica en el análisis escritural de este tipo de anónimos.

Comencé por tomar un muestreo a personas que sabía positivamente no habían ejecutado nunca la escritura con la mano no diestra, después de unas cuantas pruebas tuve evidencias más que suficientes para sentar las bases generales a seguir en este tipo de falsificaciones.

Constaté en el muestreo que las similitudes y diferencias eran sustanciales de comparación, que dichas similitudes entre las escrituras ejecutadas con la mano diestra y la no diestra venían dadas por una serie de factores de suma importancia, el cerebro daba una órdenes dependiendo de la mano que ejecutara la escritura, pero la identidad del escritor estaba clara. Cuanto mayor era el entrenamiento escritural con la mano no diestra mayor coincidencia se producía en la ejecución de la escritura.

Esto era indicativo de que el falsificador no tendría que tener ninguna alteración en un área cerebral conocida como cuerpo calloso, es precisamente quien se encarga de interrelacionar ambos hemisferios cerebrales por lo que el sospechoso, sabiéndose capaz, intentaría disimular su grafía y esto implicaba estar atento a los lapsus cometidos ya que no habían sido previstos por él.

Se establece en neurofisiología que los lapsus se producen por el aprendizaje y posterior almacenamientos en las diferentes áreas cerebrales, no olvidemos que nuestro cerebro realiza constantemente descodificaciones del lenguaje oral al escrito y viceversa, pudiendo así prepararse para la ejecución neuromuscular y dar las órdenes para poder ejecutar. Habrá que tener en cuenta que las diferentes estructuras almacenadas en él y que de ellas depende que se emita el impulso necesario a la mano diestra, pero no tiene estructuras para la mano que no ha realizado los diferentes movimientos escritúrales habitualmente. Los Peritos y Grafopsicólogos han estudiado durante muchos años y saben que la escritura es un acto automático, pero también que el gesto escritural es único en cada individuo, por ello los idiotismos son los que le dan la clave fundamental en muchos de las estudios que realiza. Los lapsus de idiotismo se producen por el almacenamiento cerebral de las letras escritas en una palabra y en una posición determinada, el sujeto al recordar inconscientemente dicha palabra en un lugar determinado lo escribe mecánicamente, de ahí que en la toma de muestras es muy importante tener presente la ley del consciente y del inconsciente.

En cuanto a este tipo de anónimos y los diferentes sospechosos, generalmente, nos encontraremos sin lugar a dudas una clara representación del lapsus cálami. Ante estas similitudes entre el del anónimo y el sospechoso se puede deducir que la grafía ha intentado ser disimulada por un método que algunos llaman quirografía y que comúnmente se describe como escritura con la mano no diestra, y cuyo autor carece total o parcialmente de la destreza escritural desarrollada con la mano diestra.

Deberán tenerse en cuenta algunas particularidades como la similitud en la ejecución de ciertas palabras y letras como las m en arcadas con sus ángulos y disminuciones, la caída de las líneas de una forma parecida a la ascendencia en el sospechoso, la similitud en el ángulo de la r, sobre todo en el final del escrito, generalmente se manifiesta una caída vertiginosa que produce su ángulo precisamente por intentar una progresión y no tener control muscular por falta de su desarrollo, por este motivo no se produce la organización dinámica del movimiento o melodía cinética. La similitud en el trazado de la y griega con todos sus ángulos y la similitud de los ganchos de las letras g con p, etc..

Así mismo nos encontraremos con todo tipo de agrafías iterativas en los escritos indubitados, repetición en la escritura de letras y palabras, cuyo origen más frecuente es una alteración del lóbulo frontal, y en las agrafías no fluentes que se caracterizan por dificultades escritúrales, abreviados, reducciones o letras grandes pero con torpezas y mal formadas, repeticiones y olvidos.

La incidencia en la actividad escritural de la corteza premotora (área cerebral), en estos casos en particular, será la que genere estas disgrafías. Esta área controla especialmente el componente muscular proximal y la orientación sensorial. La adaptación del movimiento al medio, en este caso la hoja de papel. La corteza premotora interviene en diversos elementos: coordinación de los músculos proximales, que inmovilizan la raíz de la extremidad superior, y los músculos dístales, cuya acción podría estar dificultada por circuitos reflejos, selección de señales de inicio de la actividad motora y posiblemente, sucesión de programas de memorización de las informaciones que generarían asociaciones mnemotécnicas a niveles inconscientes, produciéndose los lapsus cálami a los que hacia referencia anteriormente. Está comprobado que las lesiones o falta de desarrollo de esta parte cerebral, alteran la organización dinámica del movimiento (o melodía cinética), es por lo que se originan en el sujeto apraxias melocinéticas, afectando a la realización del gesto por el extremo del miembro, es un trastorno de sinergia de los músculos flexores y extensores, supinación y pronación. es decir no se suceden armoniosamente los diferentes movimientos que componen el gesto escritural. En ocasiones con alteración (y en los anónimos con la mano no diestra es lo que detecté), de mayor grado aparecen perseveraciones de la escritura que ponen de manifiesto la dificultad de pasar de un programa a otro (escritural). Durante la preparación del movimiento, en esta área cerebral, se ha podido constatar que aparece una importante actividad neuronal. Es específica de la dirección del movimiento.

Quien organiza el programa motor, es otra área del cerebro: el área motora suplementaria, actúa sobre la duración de los impulsos que el cerebro debe emitir para que todo movimiento sea controlado y ejecute los gestos escritúrales estandarizados pero a su vez con la impregnación de su personalidad escritural, así mismo elige dependiendo de las estructuras evolucionadas que existen en esta área la importancia y la cronología de la activación de los músculos flexores y extensores de los dedos y la muñeca. Determina el momento en que se inicia el gesto de escribir.

No hay que olvidar que el cerebro en cuanto al ámbito escritural se refiere, está constantemente codificando y descodificando, todo esto lo realiza inconscientemente, porque de alguna manera mecanizar significa olvidar, es a su vez selectivo, una vez que ordena sus conexiones utiliza aquellas que le son necesarias para esa mecanización, pero olvida aquellas que no necesita, por lo tanto el acto de escribir en nuestro aprendizaje es consciente, pero conforme nos educamos la ejecución escritural se realiza automáticamente, de forma inconsciente. Por ello también se ha establecido que las áreas escritúrales más conscientes están en los inicios del escrito, en los inicios de las palabras y en los inicio de las líneas, posesionándose el orden inconsciente el área contraria, es decir en todos los finales.

Lo anteriormente explicado es de vital importancia porque no sólo afecta al ritmo, ya que el sujeto recuerda todos los movimientos escritúrales y espaciales, no altera letras ni palabras, pero no controla el movimiento ni el nuevo orden espacial, por eso se produce esa escritura, de ahí mi deducción de que no había lesiones, sino falta de aprendizaje, su musculatura era buena pero torpe.

Después de estas y otras consideraciones que por falta de espacio no menciono en este escrito, conseguí resumir en una tabla las características fundamentales que tendría que tener en cuenta a la hora de realizar un análisis pericial y determinar la autoría de este tipo de anónimos y son las siguientes:

SINTESIS PARA LOS ANONIMOS CON LA MANO NO DIESTRA

1) Escritura agráfica y poco evolucionada, propia de baja cultura.

2) Torpeza de ejecución gráfica.

3) Falta de tono y descoordinación muscular, por lo hay bajo control en la sujeción del útil de escritura, falta de organización dinámica del movimiento o “melodía cinética”.

4) Inorganización en general por deficiencias en el campo visual debido a la disposición del plano del papel y de la mano. Falta de visión del campo espacial.

5) Lentitud en la ejecución.

6) Presión pesada.( por la falta de melodía cinética)

7) Arritmias.

8) Aumentos o disminuciones bruscas.

9) Espaciamientos irregulares tanto de líneas como de palabras o de letras.

10) Yuxtaposiciones (letras pegadas unas con otras).

11) Ovalos deformes.

12) Oscilaciones en la inclinación (en algunas palabras muy notables).

13) Temblores aunque no existen hilos.

14) Sacudidas.

15) Alteración al ejecutar las curvas, especialmente en el tamaño.

16) Angulos acusados en las letras por torpeza en ejecución de la grafía.

17) Falta de progresión en el movimiento escritural.

18) Signos de lucha por intento del sujeto en el avance gráfico.

19) Los arranques de las letras se realizan de arriba hacia abajo y de derecha a izquierda. (no siempre pero pueden darse)

20) Las letras g, j, p, q, b e y, con torsiones irregulares y con sacudidas en pies y crestas.

21) Posibles puntos de las ies imprecisos y de forma irregular.(no siempre ya que el sujeto puede ponerlos después del escrito con la mano diestra).

22) Letra t con sacudidas y temblores a menudo con torsiones, barras irregulares. (en cotejos posible cambio de dirección en indubitados con dubitados).

23) Sílabas tumbadas hacia la izquierda o hacia la derecha.

24) Letra a puede aparecer imitando a la tipográfica en indubitado y a caligráfica en dubitado.

Colaboración de:
M. Jesús Villamón Dobón
Zaragoza - España

PERICIAS CALIGRAFICAS
El Portal de los Peritos

info@periciascaligraficas.com
www.periciascaligraficas.com


Pericias Caligráficas 1999-2006 | Todos los derechos reservados |Powered by Cybertechno